Shin Godzilla: La bestia divina contra el monstruo burocrático

Los seres humanos son frágiles e insignificantes por si solos, pero si algo nos ha permitido sobrevivir (aunque a muchos les cueste admitirlo) es el trabajo conjunto, la organización social, que aunque podrida y guiada en muchas ocasiones por intereses personales corruptos, también pueden enfrentar grandes amenazas para los ciudadanos de un territorio.

Y para amenazas grandes, pocas como el kaiju más famoso de todos, Godzilla. 62 años después de su primera aparición en pantalla, esta icónica criatura del cine y la cultura japonesa, regresa en Shin Godzilla, su película 29 producida por el estudio Toho, con Hideaki Anno (creador de Neon Genesis Evangelion) como guionista y co-director junto a Shinji Higuchi.

La historia es a grandes rasgos una actualización de la primera cinta del rey de los monstruos. La tranquila cotidianidad de la costa japonesa se ve alterada por una explosión de agua y sangre que daña barcos y túneles, lo que originalmente parece ser un sismo o una erupción volcánica de rutina se convierte rápidamente en una crisis  cuando la causa resulta ser una misteriosa criatura marina que destruye todo a su paso mientras evoluciona, incrementando su tamaño y su poder destructivo. Ante esta crisis nunca antes enfrentada, las autoridades de distintos niveles del gobierno japonés deberán usar toda clase de recursos políticos, militares, diplomáticos y científicos para detener a la criatura y tratar de salvar a la mayor cantidad de personas.

Sin embargo, esta nueva película (la primera hecha en Japón tras Godzilla: Final Wars de 2004) la historia ahora se nutre del contexto de las redes sociales, pero también de la cultura de prevención de desastres que impera en las islas japonesas (Sismo, desastres nucleares, sismos que terminan en desastres nucleares como Fukushima) y en la complicada e intrincada relación con Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial y la limitada capacidad militar de Japón.

Shin Godzilla al igual que otros filmes de la franquicia, está centrado en la respuesta que los humanos dan a la amenaza del gran lagarto radioactivo. Esto quizá pueda parecer decepcionante para quien se acerca por primera vez a estas películas ya que buena parte de la película son personajes de los que no conocemos mucho (quizá el personaje más interesante es Kayoko Ann Patterson, una funcionaria estadounidense de origen japonés cuyo objetivo es evitar que el país de su abuela sufra otra tragedia como las de 1945 y eventualmente convertirse en presidente de ese país) , científicos, militares o políticos discutiendo sobre qué hacer con los trámites y consensos burocráticos para conseguirlo o sobre los hallazgos que se van obteniendo sobre el origen de Godzilla y su naturaleza.

Sin embargo aquí lo fascinante está en cómo contar una historia desde la monotonía y la repetición, algo que incluso cae en la parodia de lo burocrático y dependiente de los altos mandos del gobierno japonés (algo que puede escapar a los que la vemos desde México y no estamos tan enterados de esos aspectos de la vida  y cultura japonesa), pero también en un montón de personajes que van construyendo la historia coralmente al buscar la solución a contrarreloj (algo similar a The Martian de Ridley Scott), por lo mismo resultan entretenidos y oportunos los cortes rápidos y las tomas a los rostros en la conversaciones y las tomas hechas desde el punto de vista de paquetes, sillas giratorias o laptops ya que buscan hacer más emocionantes las reuniones de trabajo (al menos a mi, quizá sólo es que quedé afectado por Archer y The Office) .

En cuanto al personaje que da nombre a la película, Godzilla llega en una encarnación muy interesante, al ser una criatura que vamos viendo evolucionar al más puro estilo Freezery que aún es su fase más torpe e inocua es capaz de causar grandes daños, pero que en su fase final es una amenaza descomunal que con su imponente diseño en forma de lagarto de lava, sus rayos radioactivos y su hocico torcido lleno de dientes.

Shin Godzilla es un entretenida aventura contada desde el punto de vista de unos personajes que no son muy divertidos (vamos, burócratas) pero que nos ofrece una historia de respuesta al desastre, colaboración personal y colectiva y sobretodo, una interesante y destructiva encarnación del rey de los monstruos, que muestra (junto a los nuevos intentos del cine de EU como Pacific Rim, Godzilla (2014) o Kong Skull Island) que hay un nuevo interés en las películas de desastres naturales andantes y que al menos en Japón se tiene una propuesta interesante para su representante más querido.

Si les gusta el género kaiju, la cultura japonesa o las películas sobre desastres naturales, pasarán un buen rato con esta cinta.

 

 

The following two tabs change content below.

RAxel

Latest posts by RAxel (see all)

Deja un comentario.