Punisher: Soldados abandonados

Cuando inviertes tanto en algo preciso y peligroso, no es prudente dejarlo descuidado y a la deriva. Punisher, otra serie derivada del ahora incierto universo televisivo de Marvel y Netflix, retoma al personaje que Jon Bernthal interpretó con gran acierto en la segundo temporada de Daredevil y finalmente le da una historia en patalla que va más allá de la  venganza y se mete en temas como la política de armas en Estados Unidos, el trato a sus soldados y la salud mental, dotándolo de más profundidad y dramatismo que sus tres predecesores en el cine.

Luego de los hechos de Daredevil, Frank aprovechó que se le declaró muerto para liquidar a los últimos pandilleros y mafiosos involucrados en el tiroteo donde murió su familia, pero lo que parecía  ser un retiro a una vida marcada por el trauma  se interrumpe cuando un hacker que filtró información del gobierno le revela que la muerte de su familia fue orquestada  por militares corruptos que querían encubrir torturas, asesinatos y tráfico de drogas en Afganistán y en los que Castle estuvo involucrado.

Por escenas como esta  y otras del primer episodio, sabemos que Frank es alguien sumamente peligroso, pero el gran acierto de la serie es que indaga en lo que lo llevó a convertirse en eso, pero también muestra dónde marca su límite el Castigador y cómo se relaciona  con otras personas y lo que significan para él.

Además de la trama principal de Castle y Micro buscando exponer a estos militares corruptos, también se sigue a Dinah Madani una agente de Seguridad Nacional investiga ese caso para hacer justicia a un policía afgano; a Billy Russo, un contratista militar al que Frank  consideraba un amigo;  y a Curtis, un ex militar que da terapia a veteranos de guerra y que trata de detener a un joven soldado que se radicalizó al sentirse abandonado por su país.

Francamente, esta última linea argumental es la más floja de la serie y arrastra mucha de la fluidés de la trama, mientras que las de Madani y Russo poco a poco van sumando a la historia de intrigas militares a las que Castle se entera.

Hay dos villanos principales en la serie, el primero está poco desarrollado, pero sabemos su historia con Castle, sus razones para actuar y las ventajas que tiene por encima de Frank y miles de personas. El segundo, Jigsaw, está mucho más desarrollado,ya que somos testigos de sus motivos, de lo que tiene por perder y de cómo va evolucionando su relación con Castle y con la agente Madani.

La serie llama la atención por respetar la crudeza del personaje y dar una trama realista de drama militar, de no ser porque sabemos que Punisher es un personaje de Marvel y lo vimos baleando ninjas en Daredevil no parecería una serie de ese universo cinematográfico/televisivo, ya que quizá para darle su propio espacio y no meterse en más líos de continuidad y coherencia, reduce las referencias a otras series a la aparición de Karen Page y al policía honesto de Daredevil, quienes nunca mencionan hechos de otras series, lo cual agradezco porque sin duda ligar esto con la ridícula amenaza de Defenders hubiera hecho más extraña la experiencia.

Punisher es una serie cruda que indaga en los traumas de un soldado que vio cómo la guerra lo siguió a casa, aunque pierde impulso con tramas secundarias algo irrelevantes, construye a un personaje complejo y lo lleva más allá del tropo del vengador solitario. A mi parecer, es junto con la primera temporada de Daredevil y Jessica Jones lo más sólido de las series Netflix de Marvel.

The following two tabs change content below.

RAxel

Latest posts by RAxel (see all)

Deja un comentario.