Doctor Strange: Los últimos días de la magia

Stephen Strange no dejó de ser doctor aún cuando perdió la capacidad de realizar cirugías; ahora pasa sus días usando sus manos rotas y adoloridas para defender su dimensión de toda clase de amenazas místicas y de otros planos exisitenciales invisibles a los ojos de los simples mortales.

Creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1963, el personaje que se volvió un ídolo de la contracultura, rockeros diversos, los hippies, los adeptos al new age y a otros psiconautas ha pasado por numerosas historias, cambios e interpretaciones, siempre teniendo en claro que aunque a veces poco visible, es uno de los seres más importantes y poderosos del Universo Marvel.

A pesar de haber sido un vengador durante la etapa de Bendis en estas cabeceras, jugado un papel relevante en los New Avengers de Jonhathan Hickman como uno de los miembros del grupo secreto Illuminati (Iron man, Reed Richards, Black Bolt, Namor, Black Panther y posteriores adiciones de Beast, Bruce Banner, Amadeus Cho, Hank Pym y Captain Bretain) y haber unido fuerzas con el Doctor Doom para salvar lo más posible del multiverso y crear el Battleworld durante las recientes Secret Wars, e Doctor Stange no había tenido serie reguar propia en un buen tiempo. Algo que cambió con el Marvel Now, la reestructuración editorial posterior a la saga de Hickman y el inminentes estreno de la película protagonizada por Bennedict Cumberbatch.

En octubre del 2015 comenzó la publicación de una nueva serie de Doctor Strange escrita por Jason Aaron (Star Wars, Unworthy Thor, Southern Bastards) y Chris Bachalo (Wolverine and The X-Men,  Death: The High Cost of Living) y quienes terminarán su etapa en esta a mediados de este año.

Doctor Strange cumple con el requisito de ser una presentación al personaje para quienes aún no lo conocen, pero al mismo tiempo presentar una nueva amenaza para Stephen. Los primeros números nos muestran que a pesar de ser el Hechicero Supremo del Universo Marvel, Stephen no ha dejado de dar consultas, sólo que ahora cura con conjuros (y besuqueándose con seres de otras dimensiones) y hechizos a quienes se han cruzado brevemente con fenómenos más alla de su comprensión; sin embargo, Stephen empieza a notar que más criaturas místicas están llegando a su dimensión, huyendo de algo, lo que lo lleva descubrir que hay una raza de seres tecnológicos, los Empirikull, en una cruzada sagrada por erradicar la magia de la existencia.

Conforme avanza la serie (publicada hasta el #12 en México, por Marvel/Televisa) Stephen se da cuenta que ahora ya no debe usar la magia para proteger su dimensión, ahora tiene que proteger a la magia misma, por lo que debe enfrentar a estos seres con recursos cada vez más limitados, además de la asistencia de su leal asistente Wong, la bibliotecaria Zelma Stanton y algunos de los personajes mágicos de Marvel como Magik, Scarlet Witch, Brother Vodoo y algunos otros personajes mágicamente esteroetípicos como el Médico Místico (un Doctor Strange hecho de clichés mexicanos) o un ruso rudo y con estómago mágico.

La serie es interesante por su representación de la magia: las primeras y últimas páginas de su historia de once partes (más un especial dedicado a presentar a otros hechiceros enfrentando a los Empirikull) la muestran como un mundo bacteriano flotando invisiblemente entre nuestro mundo, con los libros y los artefactos como medios para canalizar esa energía (como bibliófilo, eso y el personaje de Zelma me ganaron).

Uno de los grandes aciertos de este presentación del personaje es mostrar que la magia no es inocua o un recurso fácil de usar para resolver cualquer embrollo, una frase recurrente en lo publicado hasta ahora que es que toda magia tiene un costo y el Doctor, como hechicero supremo es quien más lo debe de pagar, la metafora con la que Stephen lo aprende es con el puñetazo, que sirve para herir, pero también lastima al que lo ejecuta (más si tiene manos rotas) si no lo hace con cautela. Por eso vemos a un Doctor que con cada hechizo sufre, supura magia e incluso es incapaz de probar alimentos normales por el daño que su cuerpo ha sufrido con los años.

En el apartado gráfico Chris Bachalo cumple ofreciendo un colorido vistazo a lo excéntrico, hermoso, pero letal de los rincones mágicos que recorren los personajes, del alma de un niño a las calles de Nueva York, pasando por los peligrosos cuartos del Sanctum Sanctorum el dibujante canadiense cumple. Quizá el mayor problema, que es muy propio del autor, es que en ciertas secuencias de acción su estilo puede hacer más confuso todo, sin embargo esto se justifica dentro del contexto mágico y la propia confusión que enfrentan los seres mágicos ante esta amenaza.

Doctor Strange es una serie que toma a un viejo conocido, lo presenta a nuevos lectores, pero que no duda en llevarlo al límite y cambiar en doce números su situación por completo. Si sienten curiosidad por el personaje, les interesan los personajes mágicos o buscan un entretenimiento extraño (jeje), esta es una serie que disfrutarán ampliamente.

The following two tabs change content below.

RAxel

Latest posts by RAxel (see all)

Deja un comentario.