Conque 2017: Impresiones generales

El domingo fue el último día de la Conque, convención de cómics y entretenimiento reaizada en la ciudad de Querétaro y creo vale la pena comentar desde mi punto de vista lo que fue el evento, para aprovechar y charlar entre fans sobre la experiencia vivida y sus futuras implcacones.

Mi experiencia en convenciones dedicadas al cómic y entretenimiento ha ido de la mano con el mayor desarrollo y resurgimiento que estas han tenido en los últimos años. Mi primer acercamiento fue a los 14 años al leer en una revista de cine sobre lo que ocurría en San Diego, California, cada verano, posteriormmente, ya con conexión de internet y más curiosidad por el ambiente del cómic visité por primera vez La Mole (cuando aún se realizaba en Expo Reforma y era un evento mucho más pequeño de lo que es ahora). Da gusto ver que en los últimos diez años, no sólo ha crecido y ganado más notoriedad esta convención (que ha traido legendarios autores de cómic, jóvenes promesas, actores de cine y tv y hasta YouTubers…., porque hay que darle gusto a un fandom cada vez más grande y con distintos hábitos), sino que por todo el país el cómic va ganando lugar propio en eventos y en iniciativas culturales; Las editoriales de libros se acercan cada vez más a estos autores, las ferias del libro ya cuentan con stands, presentaciones y otras actividades, además de que ya hubo esfuerzos, como el actualmente inactivo Festo Cómic, organizado por el equipo de Luis Gantús este último, también gran responsable de la Conque.

Iniciada en 1994 y concluída en 2001, la que fuera la primera convención de cómics de este tipo en México regresó a partir un anuncio realizado en la San Diego Comic Con, que contó con la participación de Stan Lee. La convención actual, llegó con la organización de Gantús, René Franco (si, el que sale en la tele y el radio) y Humberto Ramos como los rostros más visibles del equipo organizador y una gran cantidad y variedad de artistas nacionales y extranjeros, presentaciones de los tres grandes editoriales de cómic de licencia del país y activaciones de grandes marcas como Disney, Paramount o Warner Bros.

Los organizadores explicaron en entrevistas y en su programa, Los Forasteros, que las razones de llevar la convención a la ciudad de Querétaro eran darle su propio espacio, salir de la costumbre de organizar todo en la capital mexicana, contar con un aeropuerto internacional para  la llegada de público e invitados y las condiciones de seguridad y facilidades para el espacio y las actividades dadas por el estado de Querétaro. Creo que esta fue una buena decisión, como habitante de la Ciudad de México, entiendo que es un espacio complicado por el tráfico y la saturación de actividades que hay y que hacen que el evento se pierda. Una gran cantidad de personas de distintas partes pudo convivir en un recinto exclusivo para el evento, con traslados relativamente fáciles, a pesar de que el segundo y tercer día, el calor y una pendiente acabaron con varios autos, haciendo que otros vehículos privados y públicos tuvieran problemas para dejar a la gente. Pero nada comparado al tráfico en la capital, palabra de chilango.

Luis Gantús, Sergio Aragonés y Jorge R. Gutiérrez presentando Sergio antes de Aragonés

Como comentaba mi amigo Neto, de Con el Calzón por fuera, el mayor acierto de esta convención es el contenido. Que en su primera edición contaran con autores de cómic como Sergio Aragonés, J. Scott Campbell, Joe Madureira, creadores como Kirk Thatcher (la serie Dinosaurios), Jorge R. Gutiérrez (El libro de la vida) entre otros muchos autores ya consolidados (ustedes los conocen, hay para todo gusto) coronado con la visita de Stan Lee y Tom Holland muestra una gran red de contactos y un interés en llegar a fans de todo tipo ya sean admiradores de largo tiempo o quienes apenas descubren o redescubren estos trabajos.

Humberto Ramos, Francisco Haghenbeck y Jorge Pinto presentando la nueva edición de Crimson

Por otra parte, a mi parecer el mayor fallo en esta edición estuvo en la parte de la organización. Era de esperarse habiendo pasado tanto tiempo desde el fin de la primera etapa; imprevistos como cancelaciones de último minuto, cambios de horario de actividades y filas eternas para cualquier actividad eran cosas que sucederían, pero que las filas de ingreso, al menos el primer día, fueran un desastre de más de hora y media por un lío con los pagos hechos en página, que paquetes especiales no estuvieran listos y que organizadores y voluntarios no se entendieran provocando caos en las filas para boletos e ingreso a las fotografías y firmas con Stan Lee. Los jóvenes voluntarios sufrieron del regaño de visitantes y jefes en más de una ocasión por la información confusa y la escasa capacitación que parece que recibieron. En otros eventos como las Ferias del Libro de Guadalajara o Minería, la formación de voluntarios facilita mucho las cosas y a pesar de los problemas, ayuda a todas las partes.

Como decía, los mayores errores de alguna forma eran esperables y son más los aspectos positivos en esta primera edición. Además de encontrarme con amigos de otros estados, esta convención fue una excelente oportunidad para conocer más gente con intereses similares, o incluso muy distintos, lo mismo podías charlar con padres de familia que poco entendían del lugar pero que estaban muy dispuestos a escuchar, fans de los mismo autores que tu o gritar “Orden 66” para asustar a unos chicos con túnicas jedi y que gran parte de los asistentes entendera el chiste. Al parecer la respuesta en medios fue favorable, mis conocidos terminaron satisfechos, a la ciudad le fue bien en turismo y parece que hasta los organizadores la pasaron muy bien pese a las chingas.

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario.