Reseña: BRIGHT

Netflix sigue dándonos de que hablar para bien o para mal, y trabajos como este es donde vemos que ataca mucho con cantidad antes de checar calidad.

La vieja y confiable…

Usar al “principe del rap” como artimaña comercial, pudo ser acertado, regresar a Will Smith a sus “raices” con el papel de un policía afroamericano que nos recuerda mucho a aquel soldado en Día de la Independencia,  que tanto esperábamos ver de regreso en su fallida secuela.

Su compinche,  un Orco cuyo papel pareciera que fue “robado” de la conejita favorita de los furros (Judy Hopps), que definitivamente no va a despertar deseos sexuales perversos, a decir verdad dudo que despierte interés alguno en su audiencia.

Suena bien pero….

Tenemos 3 bandos, humanos, orcos y elfos conviviendo en un presente alternativo, ¿interesante verdad?… pues no, desgraciadamente la película dominguera (por salir en formato streaming), se quedó en eso, un domingo de trama deplorable con buenos efectos especiales.

Pero vayamos por partes, y analicemos si tiene potencial para no voltear a ver tu celular cada 10 minutos.

La historia gira entorno a estos 2 compinches siendo pareja de policías, buscando mantener el crimen al margen de la paz en su ciudad hasta que se topan con un intento por elfos “malos” a regresar a la vida a un ser que amenazó en el pasado la paz y la alianza entre las 3 razas, “el señor oscuro” (si… The Dark Lord),  ¿es en serio?, ¿a ese nivel llega la creatividad del guión para ponerle nombre a la amenaza contra la vida misma?, ¿y quien es este Señor Oscuro?:   NADIE, así como lo escuchan, no verán jamás ese ente super diabólico que amenaza al planeta.

Y entonces, ¿que tenemos para el publico Sr. Aguilera?.

Tenemos a cambio 3 elfos que tomaron la píldora roja (de Matrix), expertos en artes marciales, uso de armas y ademas de hacer cosplay con pupilentes de colores extraños, la lider es protagonizada por Noomi Rapace ( Alien Covenant y Que le pasó a lunes), quién es grato verla como actor recurrente en este tipo de papeles de acción.

Esta pareja dispareja encuentra a una varita mágica (que al parecer es tan valiosa como un kilo de metanfetaminas) y su usuaria, una misteriosa elfa en apariencia indefensa, estos tienen que escoltarla a un lugar para evitar una catástrofe.

¿Quieres drogas?

Ah!!! se me olvidaba tenemos otros 2 personajes “importantisimos” presentados casi como indispensables que terminan sólo diciendo un par de lineas y manejando un carro deportivo, los agentes de la “División Mágica del FBI” (si…. así se llama)

En resumidas cuentas, verán un guión con mezcla entre Lord of the Rings y World of Warcraft protagonizado por Orcos raperos, elfos fresas y humanos racistas.  Y es que si hay algo que no para de querer salir a flote en este cuadro dantesco, es el mensaje antirracismo ya de por si ridiculizado de manera magistral por ver Orcos comiendo pollo frito, sandia y kool aid de uva.

 

Y habrá cosas peores, dice la Biblia…

Dejando a un lado todo ese morbo que les pudiese generar el querer verla después de lo mencionado, la cosa está peor en su desarrollo personajes, a los 20 minutos tienes sobre la mesa todos los personajes importantes, ninguno evoluciona en nada, todos son lo mismo, como si se tratase de un mal episodio de la serie animada de He-Man.

Y bueno un mal platillo, puede tener casi siempre un “al menos”, en este caso tengo que admitir que esta bien producida, con efectos y maquillaje decente, pero… cuantos más Calderon!!!

Es una gran fortuna que esto no esté suelto en las salas de cine y pueden optar por verla en este servicio de streaming que lanza a puños contenido, agobiándonos la agenda de ocio y teniendo que pasar por estos tropiezos que resultan menos desagradables cuando no pagaste boleto y palomitas al triple de lo que saldría un mes del servicio.

Gracias,  nos leemos luego.

The following two tabs change content below.

Killpeek

Entusiasta del ocio en general, papá gamer y quejumbroso en general de la sociedad, mi calvicie respalda mi experiencia.

Latest posts by Killpeek (see all)

Deja un comentario.